La efímera Batalla de las Stories

En el año 2012, cuando salió al mundo una nueva app con apariencia de un fantasmita amarillo, nadie la entendía: una cámara que no guardaba nada en absoluto, que te tomaba una foto, la abría otra persona y ahí quedaba solo en su recuerdo mental. Muchos seguramente nos preguntamos… ¿cuál es la magia de esta chorrada? Siendo la primera y más completa, Snapchat nos ha sabido ahogar en un mundo divertido y muy innovador el cual dejó de ser terreno sólo de adolescentes, a pasar a todo tipo de público; donde hasta las marcas han apostado por un nuevo tipo de “publicidad”. Junto a las fotos, vídeos, filtros, máscaras icónicas de perritos y coronas de flores hawaianas, Snapchat ha despertado una adicción y una popularidad que cada día ha seguido creciendo.

Hace menos de un año sólo teníamos a Snapchat como representante de ese culposo placer “efímero” que representaba una red social como esta.

No obstante esto ha cambiado drásticamente. Instagram tan solo hace unos meses llegó con “Instagram Stories”, y se convirtió de forma automática en una estocada mortal para Snapchat. ¿Pero por qué ha pegado tan fuerte? Tras su llegada en el pasado verano y a pesar de no tener en absoluto ningún elemento diferenciador, la única y gran diferencia que hemos encontrado es que Instagram es simplemente la que más tiene años en el juego, lo que lleva a que todos aquellos usuarios que la utilicen obtendrán más audiencia, y en consecuencia, mayor feedback, visitas, cotilleo, etc.  Hay que darle el crédito a Instagram Stories porque ha sabido darle la vuelta a esta fiebre efímera, agregando otro tipo de funcionalidades como Live streaming, divertidos/absurdos vídeos en Boomerang y la esperada opción de Hands Free.

De repente todos los que snapeábamos nos comenzamos a mudar masivamente a Instagram Stories, hecho que personalmente no pensé que pasaría (y me incluyo: lo siento, Snapchat). Teniendo esa experiencia de uso y esa pequeña adicción que nos creó Snapchat, personalmente encontramos esta vil copia como la versión más genuina. Donde antes íbamos a una app a chequear esta clase de contenido, ahora tenemos a la mano lo mejor de los dos mundos en uno solo, y de paso… ¡funciona mejor!

Y cuando ya pensábamos que era el colmo tener que publicar tu misma experiencia en ambas redes (por ese miedo a abandonar a Snapchat), surge repentinamente otro ataque de Mark Zuckerberg, al integrar el mismo modelo de historias en su red social matriz Facebook.  Si ingresan ahora a Facebook Stories podrán ver una edición absolutamente clonada de Snapchat y, todavía peor, ¡está mejor que nunca! Mas innovación, más rapidez, más filtros.

Mes tras mes hemos ido viendo esta batalla, con cada app tratando de sacar una nueva función chula que la posicionara como la reina en el contenido efímero. Pero como en el mundo digital nada es para siempre (o viene para quedarse y contagiar a los demás), en la última actualización de WhatsApp encontramos una  absurda nueva función Whatsapp Status. Whatsapp se ha incorporado al clan de los efímeros, siendo por el momento la más incompleta de los tres y por el momento no sabemos si la compañía incorporará más funciones o máscaras de perritos en un futuro, no obstante de eso si estamos seguros que es la única con contenido cifrado de extremo a extremo.

Pero si nos ponemos a pensar, una de las cosas por las que nos gusta Whatsapp es por su destacada sencillez, donde básicamente sólo necesitábamos mandar textos y poco a poco ha ido incorporando elementos más funcionales como las llamadas. Pero, ¿para qué nos sirve tener stories o vídeos de tonterías en un chat que muchos de nosotros lo utilizamos para trabajar? A ver, pensemos en algo mas “profundo”, ¿Qué pensarán los millennials cuando puedan ver que sus padres han estado cotilleando sus vídeos efímeros?

El caso es que el desconcierto que ha despertado esta nueva actualización ha provocado hasta un Trending Topic en España con #ArribaWhatsApp y no precisamente por las ventajas de su actualización, sino por lo sin sentido que parece.

¿No creéis que tenemos ya un exceso de plataformas para crear y publicar exactamente la misma clase de contenido? El caso es que siendo prácticos, pocos seremos los que tengamos 4 App instaladas en nuestros móviles para publicar de manera divertida lo que hagamos en nuestro día a día, pero de gustos, los colores, y al final, que gane la mejor plataforma…

Imagen: Unsplash.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *