Agosto “Olímpico”

Ante un agosto “olímpico”, literalmente, nos enfrentamos a un sin fin de noticias y acontecimientos relativos a los recién culminados Juegos Olímpicos de Río 2016. Si siguieron estos juegos de cerca, como tal vez no, por estar muy ocupados disfrutando de sus vacaciones (no los culpamos), les contamos que como sabíamos, los medios y marcas le sacaron el jugo lo más que pudieron a estos juegos de verano trayendo consigo atractivos contenidos para sus comunicaciones.

Las redes sociales fueron testigo y parte muy importante de estas Olimpiadas, donde muchos de nosotros debemos admitir que las seguimos más a través de nuestro Facebook, o Instagram, que viendo el evento a la hora precisa por la TV.

Pero como estamos aquí para hablar de hechos, ¡Hablemos! El canal de los sponsors oficiales de los Juegos Olímpicos en YouTube reunieron mas de 140,9 millones de visitas durante todo el evento, más que el doble de lo acostumbrado en otros años. La red social donde más usuarios siguieron la competición fue Facebook donde el 24% del total de los usuarios nos indican que estuvieron atentos a los eventos simultáneos que surgían, sin embargo Twitter y su tierra de “Memes” sólo obtuvo el 13,1% y YouTube el 11%.

No todo todo fueron menciones sobre los Juegos Olímpicos o las creatividades que se montaban las marcas patrocinadoras, también obviamente destacaron varios atletas en el mundo digital, como para citar algunos: Katie Ledecky, que rompió el récord en natación de 800 metros en estilo libre fue mencionada apróximadamente 64.000 veces en las redes, Adam Peaty fue mencionado 21.000 veces, extrañamente Michael Phelps con sus íncreibles records y medallas sólo conseguimos que fue mencionado 9700 veces, y Usain Bolt ocupó un 9% de la interacción en Facebook en todos los Juegos Olímpicos.

Internet da para todo y así como nos encontramos con geniales hechos “Olímpicos” como la inolvidable piscina de salto color verde, los “Memes” de los atletas, y la histórica foto de Usain Bolt sonriendo para la cámara mientras ganaba tranquilamente otra medalla de oro; las redes sociales también tuvieron tiempo para centrarse en aspectos más sombríos. Así fue el caso del armenio Karapetyan quien sufrió una dolorosa lesión al intentar levantar 195 kilos en halterofilia. El gif de su lesión se convirtió en viral en pocos minutos (¡Qué dolor!)

Por parte de España el movimiento en las redes no pasó desapercibido. #VamosMireia fue Trending Topic, al alegrarnos el madrugonazo con una merecida medalla de oro, convirtiéndose Mireia Belmonte en la primera nadadora en conseguir el título olímpico. Por otra parte la alegría siguió propagándose en las redes con dos amigos que nos aseguraron otra medalla después de la hora de cenar. Rafael Nadal y Marc López derrotararon a los canadienses Pospisil y Nestor en dos disputados sets en el doble masculino de tenis masculino.

No obstante todo este esplendor en las redes sociales es algo digamos “nuevo” ya que en anteriores Juegos Olímpicos las redes sociales todavía no tenían la importancia que poseen hoy en día. Por ejemplo en Beijing 2008 los atletas no se preocupaban por las redes sociales y eran los medios tradicionales quienes nos informaban de los resultados y acontecimientos que ocurrieran. Cuatro años después, en Londres 2012 el COI (Comité Olímpico Internacional) preparó una guía de uso de redes sociales para atletas, que hasta contenía cláusulas muy claras con consecuencias legales y restricciones para proteger a toda costa los derechos de transmisión.

En Río 2016, fueron las Olimpíadas donde las redes sociales llegaron a su apogeo. Junto a una estricta guía de uso que establecía que los deportistas podrían hacer uso de sus redes sólo en formato personal, pudieron sólo comentar sobre su participación en la competición, siempre y claro sin revelar información de otros. Aplicaciones como Periscope dentro de las instalaciones olímpicas quedaron prohibidas tanto para los deportistas como para los acreditados, al no estar permitido ningún tipo de streaming en directo.

Estos Juegos Olímpicos se caracterizaron por ser un torbellino de emociones, donde tanto atletas como celebridades, y fanáticos de todo el mundo se unificaron en un sólo lugar para documentar los más icónicos momentos visuales del evento deportivo más importante del año. ¿Qué salió de todo esto? Dos semanas muy entretenidas que dieron como resultado los juegos más sociales de toda la historia. ¿Qué nos encontraremos con Japón 2020?

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *